INECIP en los medios

Al final, los jurados populares no son ni más duros ni más blandos que los jueces

Nota del diario El Día, de la ciudad de La Plata, en donde se realiza un balance a dos años de la puesta en marcha del juicio por jurados en la Provincia de Buenos Aires

6 Mar 2017

infografía

Cuando en marzo de 2015 finalmente se puso en marcha en la Provincia el sistema de juicios por jurado, surgieron desde el seno de la Justicia dos preocupaciones contrapuestas por cómo iba a resultar la nueva modalidad. Mientras que algunos temían que los jurados populares fueran más absolutorios que los jueces por la carga emocional y la presión que significa dictar una condena; a otros les preocupaba por el contrario que terminaran encarnando una suerte de ente vengador de una sociedad que reclama a voz en cuello mayor seguridad. Dos años más tarde, cuando ya se ha realizado más de un centenar de juicios de este tipo en territorio bonaerense, la estadística confirma que ninguno de esos temores se materializó.

Un relevamiento difundido por la Procuración General de la Suprema Corte al cumplirse dos años de la implementación de los juicios por jurado muestra que el 56% de ellos dictó veredictos de culpabilidad, el 35% absolutorios y en el 9% de los restantes el veredicto fue mixto, con uno de los imputados absuelto y otro declarado culpable. Como señalan expertos Derecho Comparado, este desempeño no sólo resulta similar al de los jueces letrados sino que se ajusta a los estándares internacionales para este tipo de procesos, lo que confirma su imparcialidad.

“Los estudios más serios indican en general una proporción de 60 condenas contra 40 absoluciones. De modo que la experiencia de la Provincia de Buenos Aires se ajusta a los estándares registrados en países con un nivel de juzgamiento de causas penales mucho mayor al nuestro y que llevan más de doscientos años aplicando esta modalidad”, remarcan desde la Asociación Argentina de Juicios por Jurados.

Otro dato curioso que surge del informe es la baja participación que tuvo en la puesta en marcha del sistema nuestro departamento judicial. Contra los 17 juicios por jurados que se realizaron ya en Bahía Blanca, o los 11 que tuvieron lugar en San Martín, en La Plata se hicieron sólo dos. De las cerca de mil causas penales elevadas a juicio en La Plata a lo largo de 2016, en apenas 40 de ellas se solicitó que fueron dirimidas por jurados, lo que representa un 4% contra el 16,4 de La Matanza, el 14 de Tres Arroyos o el 8,3% de San Nicolás

UNA DURA PRUEBA

El sistema de juicios por jurados, como muchos recordarán, fue sancionado por la legislatura bonaerense en septiembre de 2013, aunque hacía tiempo que ya estaba contemplado en la Constitución provincial. De esta forma Buenos Aires se convirtió en la tercera provincia en incorporarlos a su sistema judicial -después de Córdoba y Neuquén-, impulsando así un movimiento que ha venido ganando terreno en todo el país. De hecho, Río Negro plantea incorporarlos el año que viene, Chaco ya aprobó su ley y se espera la sanción de las leyes similares en Mendoza, Entre Ríos, Chubut, La Rioja, Salta y Santa Fe.

A lo largo de estos dos años, los jurados populares bonaerenses han tenido que dirimir casos muy difíciles de violencia de género, violencia institucional, trata de personas, o con pesados trasfondos políticos como el juicio a los sindicalistas de Lomas de Zamora. Para citar algunos ejemplos concretos se podría recordar su intervención en la localidad de Azul, donde el jurado popular absolvió a una joven acusada de matar a su padre porque se probó que éste la golpeaba, abusaba de ella y la había obligado a prostituirse. O bien el doble homicidio transversal juzgado en San Martín, donde los vecinos que componían el jurado hallaron culpable por unanimidad a un hombre que les cortó la cabeza a la madre y a la abuela de su ex pareja sólo para hacerla sufrir.

BALANCE

De los más de cien casos resueltos ya en nuestra provincia con esta modalidad, “lo más destacable han sido los propios jurados; los jueces ciudadanos. Demostraron una seriedad y un compromiso fuera de todo pronóstico. Sus veredictos son destacados como modelos de decisiones razonables, equilibradas, y como paradigmas del sentido común de justicia y de equidad”, remarca Andrés Harfuch desde el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales.

La imparcialidad de los jurados populares también quedó resaltada recientemente en un fallo del Tribunal de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires que confirmó la condena impuesta por uno de ellos a raíz de un homicidio ocurrido en Quilmes. En él, los jueces Carlos Natiello y Mario Kohan convalidaron cada uno de los aspectos que se espera sean discutidos en una revisión: el principio de la duda razonable (vinculado al principio de inocencia), la soberanía del jurado en la determinación de los hechos, el alcance de la revisión en materia de hechos y pruebas, el test del jurado razonable y el test de la valoración independiente, entre otros.

Además de destacar su desempeño, el presidente de la Asociación Argentina de Juicios por Jurados, Héctor Granillo Fernández, celebra la experiencia como “un paso necesario hacia la democratización del sistema judicial”. “Los juicios por jurados no sólo abrieron a los ciudadanos la oportunidad de formar parte de la elevadísima función de administrar justicia sino que son además un valioso espacio educación republicana en un país donde hasta ahora el pueblo no tenía ninguna participación en el sistema judicial. En estos dos años se hicieron ya unos cien juicios en la Provincia y sus veredictos nunca han desatado una manifestación popular como tenemos todos los días con las sentencias de los jueces. Hay una legitimación natural que surge precisamente de lo soberano de la participación popular”, dice.

Al realizar un balance de la experiencia a nivel provincial, también el presidente del Colegio de Abogados de La Plata, Hernán Colli, resalta su importancia en tanto “constituye una expresión de la soberanía del pueblo en la administración de justicia y el cumplimiento de un mandato constitucional durante largos años olvidado”. No obstante, Colli señala que “hasta tanto los juicios por jurados no sean obligatorios, al menos para ciertos tipo delitos, operan sólo como una garantía para el imputado, que tendrá la opción de recurrir a ellos o no según la estrategia de defensa que pretenda plantear. Y es que si su defensa va pasar exclusivamente por cuestiones técnicas es probable que resulte más conveniente un juez letrado; pero si considera que la decisión de la causa depende de otros factores o requiere otra mirada en la interpretación de la ley, entonces puede que le resulte mejor tener un jurado popular”.

56%

de los juicios realizados hasta la fecha tuvieron veredicto de culpabilidad

97

juicios con jurados se realizaron en la Provincia desde que se inauguró la modalidad

9%

tuvo veredicto “mixto”, con uno de los enjuiciados absuelto y otro culpable

Fuente

“Hoy operan como una garantía para el imputado”, Hernán Colli, presidente del Colegio de Abogados de La Plata

“Sus veredictos tienen una legitimación natural”, Héctor Granillo Fernández, presidente de la Asociación Argentina de Juicio por Jurados.

“Seriedad y compromiso fuera de todo pronóstico”, Andrés Harfuch, miembro de la Junta Directiva del INECIP.

Subir