INECIP en los medios

Entrevista a Alberto Binder

Sin Corrupción se sentó con Alberto Binder para hablar sobre la persecución penal de la corrupción en Argentina. El Dr. Binder es el fundador y Vicepresidente del Instituto de Estudios Comparados de Ciencias Penales y Sociales (INECIP), Profesor de Derecho Procesal Penal de Posgrado, y miembro de la Asociación Argentina de Derecho Procesal y del Instituto iberoamericano de Derecho Procesal.

30 Nov 2016

Ver entrevista en video

¿Cómo es la situación en Argentina en materias de corrupción penal?

Bueno la Argentina en términos de corrupción tiene una mala situación porque tiene un problema estructural o por lo menos un problema sistémicamente extendido. Si tuviéramos casos puntuales de corrupción eso ya seria muy malo pero no es la situación. Nosotros tenemos tres situaciones de tipo sistémico que creo que hacen que esto sea un problema grave.

En primer lugar, la corrupción está íntimamente vinculada al financiamiento de la política. Y al estar íntimamente vinculada al financiamiento de la política en un país de estructura institucional extensa donde prácticamente hay elecciones casi permanentemente, esto hace que los nuevos modelos de corrupción ya se tenga que explicar por una actividad extendida como ese tipo y eso afecta de un modo muy profundo la calidad de la democracia. En dos sentidos la afecta.

Por un lado porque tenemos niveles importantes de funcionarios comprometidos con la corrupcion y porque ademas creen que la corrupcion para la política tiene un justificativo. En segundo lugar porque aquellos que quieren lanzarse en la contienda política sin participar en estas redes de corrupción están en desventaja. Asi que esta primera dimensión afecta muy profundo a la calidad de la democracia.

En segundo lugar, la segunda dimensión sistémica o estructural de nuestra corrupción tiene que ver con la manera de hacer negocios. Y los fuertes compromisos que tiene nuestro sistema empresarial con hacer negocios prebendarios con el estado. Ya sea a través de la obra pública, a través de una enorme cantidad de licitaciones, a través de los procesos de privatización y estatización, y ahora de las capem, las empresas mixtas que está haciendo el estado. En cualquiera de las tres modalidades siempre va acompañado de modelos empresariales que también empujan a la corrupción. No solo el sistema licitatorio sino todo el mal uso de los subsidios del estado o las prebendas existentes para evadir controles que se necesitan y por lo tanto se afectan en un modo general a la actividad económica. En el doble sentido también, de los empresarios que hacen negocios con los dineros públicos o al amparo del estado, y por otra parte las dificultades de construir un empresariado que pueda competir sin esas condiciones.

Y la tercera dimensión que tenemos es que los encargados de controlar y en su caso perseguir a la corrupción tienen no sólo debilidad, porque debilidad sería algo que con trabajo podemos fortalecerlo y encontrar los mecanismos, sino que juegan este juego mediante modelos extorsivos de negociación con la dirigencia política, y luego de traición a esa dirigencia política como viene haciendo la justicia federal en los últimos 20 años. Entonces este juego cuasi mafioso o mafioso que hacen los principales encargados de la persecución penal es muy complicado. Si a eso le sumas que los controles del financiamiento de la política son no muy eficientes y que todo esto es tan extendido, entonces creo que tendría una visión bastante negativa de la situacion del pais.

Le agregaría una cuarta dimensión si queres volverlo más complejo, y es que los niveles de crítica social a la corrupción no son constantes y permanentes. Ya sea porque la corrupción reparte, no es cierto que la corrupción no reparte, la corrupción reparte, mucha gente que es beneficiaria de eso. Sino también porque es espasmódico y los medios de comunicación ayudan a que sea espasmódico. Y hoy por ejemplo asistimos a un show de estos, un show mediático donde los casos existen, entiéndase bien nadie está hablando de esto, pero esto impide o dificulta el avance hacia formas estructurales. Entonces estamos discutiendo sobre si, y los medios ayudan a dar la discusión de sobre si el que otros hayan robado la obra pública es o no una excusa, pero se frivoliza lo que efectivamente deberíamos estar haciendo en este país que es una auditoría muy profunda sobre la obra pública de los últimos 10 o 15 años.

Entonces si a eso le sumas todo lo que gira, todo el debate social alrededor de la corrupción, hacen una combinación bastante sistemática, sistémica, estructural, profunda, del problema de la corrupción en nuestro país.

¿Cuáles son algunas de las reformas más urgentes?

A la pregunta de cuáles son las reformas más urgentes en este campo uno tiene que responder con una batería muy amplia de medidas donde algunas se están encarando y donde otras están pendientes. En el caso de mi campo de acción, que es el campo de la reforma de la justicia, una profunda reingeniería de la justicia federal del país es clave para lograr esto porque no podemos quedar siempre atrapados en lo que 12 jueces hacen en este país. Entonces una reorganización para que las estructuras de persecución penal sean más eficientes y más amplias es fundamental en este campo.

En segundo lugar, todos sabemos que dotar de transparencia a las contrataciones funciona. Lo que pasa es que no es tan sencillo esto porque vos podes dotar de mayor transparencia a través de la página web de las contrataciones del estado, pero quién hace seguimiento de todo esto no es fácil. Es impensable que el simple ciudadano lo esté haciendo. En ese sentido hay que trabajar mucho más profundamente para que los decenas y decenas de organismos de control que hay en este país están o en manos técnicas o en manos de la oposición cuando corresponde, pero aquí hay que ponerse a trabajar muy fuertemente en todos los organismos de control preventivo que hay de la actividad del estado.

Yo creo que la oficina de anticorrupción hay que fortalecerla mucho mas y de entregarla también a alguien que este en la oposición o que no tenga vínculos políticos o partidarios que hagan que por una razón o por la otra siempre la oficina de anticorrupción está más bien preocupada digamos por cubrirme la espalda al oficialismo, tanto en el gobierno anterior como en este gobierno pasó lo mismo. Y habría que hacer una reingeniería importante también de la oficina anticorrupción.

Me parece que una parte central de las medidas que hay que hacer tienen que ver con el sistema financiero. El sistema financiero y la superintendencia de bancos es crucial porque a través de la corrupción, la corrupción es un mercado económico con fuertes implicancias en el sistema financiero, las cuevas que todos conocemos y vemos por televisión es uno de los delitos mas fáciles de probar, pero nuestro código penal dice que el que realice actividades financieras sin, actividades de intermediación financiera sin autorización del banco central eso solo ya constituye el delito. Las cuevas se saben donde están, es cuestión de preguntarles, “usted tiene autorización del banco central?”, no, bueno, nos llevamos todo y el código penal inclusive permite multas de hasta un porcentaje altísimo porque se mide según el volumen de las transacciones, pero la superintendencia de bancos no se la quiere hacer funcionar como un organismo de control real sobre esto.

Entonces yo lo que diría es que no hay una medida que uno pueda decir que esta es la mas eficaz, sino que hay que tomar todo el espectro de los mecanismos de control y empezar a trabajarlo. En ese sentido me parece que las organizaciones de la sociedad civil son las que más consistentemente vienen trabajando en los últimos 20 años para llamar la atención, para trabajar con mucha madurez porque inclusive organizaciones que tienen tradiciones e historias distintas trabajan en coaliciones. Me parece que hasta ahora es la sociedad civil la que está demostrando mayor madurez, tenacidad y permanencia en este campo.

¿Cómo ve la relación entre la política y los jueces federales y cuales son los principales problemas ahí?

Los jueces federales, la justicia federal hace más de 20 años tiene vínculos, dos vínculos que son nefastos – vínculo directo con la dirigencia política a través de muchas relaciones y los gobiernos de turno en los últimos 20 anos, todos han negociado con la justicia federal para aprovechar su poder de fuego respecto a sus opositores, lograr impunidad, y así el ciclo se va repitiendo y cada gobierno hemos visto cómo este ciclo se repite.

Y por otro lado, una de las relaciones más nefastas que nosotros también la hemos denunciado mucho es la relaciones de la justicia federal con los servicios de inteligencia. Y unos servicios de inteligencia que tambien en los ultimos 20 anos se dedican a hacer operaciones económico-políticas antes que construir un servicio de inteligencia en serio. Los gobiernos se habran peleado, des-peleado, vuelto a pelear con el hombre que paradigmáticamente expresa eso que era Stiusso, pero eso se reconstruye permanentemente y hoy estamos también en la misma situación. Entonces la justicia federal es uno de los núcleos más oscuros, mafiosos y corruptos de nuestro país, que reclama una ingenieria, un cambio radical completo, absolutamente completo.

Asi que estas relaciones y el tiempo que se han extendido estas relaciones, sumadas a la ineficiencia de trabajo, porque nosotros hablamos de un juez federal y creemos que el juez federal ocupándose de todos los casos, pero debajo hay una burocracia de gente totalmente descontrolada, contratada, nadie conoce cómo son esas rotaciones, son modelos burocráticos ineficientes que trabajan con papeles oficio, todo el mundo sabe que esas investigaciones no van a llegar a nada y por eso bueno tenemos los resultados que tenemos con el tema de corrupción.

Ahora nosotros presentamos hace poquito teniendo en cuenta que se están haciendo estas auditorías, presentamos las 100 causas más importantes que deberían ser auditadas porque sino todo esto se termina mezclando causas que tienen impacto de miles de millones de dólares con la causa de un funcionario que ha malversado 500 mil pesos. Entonces todo esto es una maraña de arbitrariedades, ilegalidades, favores que no tiene salvación.

¿Como se desarma esta maraña?

Bueno se la puede desarmar completamente como venimos trabajando, hay que cambiar las reglas de juego de tal manera que los jueces no concentren más ese poder, entonces lo desparramas en muchos fiscales. Ya vos me decis, bueno los fiscales podrán ser malos también, pero el hecho de que vos tengas 50 fiscales trabajando en esto, y no 12 concretos trabajando te desparrama esos montículos. Hay que crear fiscalidades especializadas, vincularlas con las fiscalías territoriales, generar un ministerio público moderno, más completo, dejar que los jueces controlen y nada más, hay que crear organismos especializados de la policía, hay que sacar totalmente del juego como dice la ley a los servicios de inteligencia. Muchas medidas de ese tipo, mucha de las cuales están en marcha, digamos un código procesal nuevo se aprobó, leyes del ministerio público se aprobaron, está en marcha en eso pero ya se lentifico de nuevo por el poder de negociación de eso núcleo duro de la justicia federal de la capital federal.

¿Cree que hubo cambios en el servicio de inteligencia en los últimos meses a partir del cambio de autoridades?

Mira, el gobierno anterior tenía un vínculo muy fuerte con Stiusso y a partir de eso había extorsionado completamente los servicios de inteligencia. Cuando hacia el fin del 2014 estalla la crisis porque se pelean con Stiusso, eso abre la puerta para hacer algunos cambios institucionales, se pudo mejorar la ley, se mejoraron facultades de control pero eso duró un veranito muy cortito porque se pudo inclusive organizar una base institucional más fuerte para los servicios de inteligencia pero eso duró nada unos meses, porque inmediatamente que llegó el nuevo gobierno re-estableció el modelo anterior, derogó por decreto todo lo que se había avanzado. Inclusive nosotros formamos parte de una coalición que se llama Iniciativa ICSI, Iniciativa Ciudadana para el Control Democrático de los Servicios de Inteligencia, que impugnamos a la gente que nombraron que era gente o inidónea o gente con fuertes compromisos con la situación anterior pero el senado hizo caso omiso de eso, salvo tres senadores, los demás o avalaron o se abstuvieron al nombramiento de esos modelos y volvimos a la situación anterior, desgraciadamente.

Pero hay que pegarle otra vez, ha sido la sociedad civil la que se ha organizado y ha formado una coalición para estar controlando los servicios de inteligencia, estar controlando los gastos reservados a través de la comisión bicameral, porque la comisión la experiencia que tenemos es que no controla nada, entonces darle seguimiento a la comisión bicameral, darle seguimiento a en general los servicios de inteligencia a ver qué están haciendo, estar viendo y controlando el problema de las escuchas telefónicas. Bueno, tomar una actitud de vigilancia y tratar de que sea la comisión bicameral la que se tome en serio ese trabajo.

¿Qué opina de la situación del ministerio público fiscal y la reforma impulsada por el gobierno?

Yo creo que el ministerio público viene haciendo una reingeniería para ir acompañando la implementación del sistema acusatorio. Desde que el ministerio público se movió a ese lugar, y deja de ser una institución que no cumple ninguna función, y empieza a avanzar a una institución que cumple funciones importantes y por lo tanto va a ser una estructura de poder, se desató una especie de guerra alrededor del ministerio público. Que el pararrayos es Gils Carbó, pero yo creo que eso es una gran excusa porque lo que está en juego es quien se apropia del ministerio público.

Y acá hay dos grandes proyectos. Osea un ministerio público con bases institucionales firmes o un ministerio público que responda a alguno de los sectores de la política. Eso es lo que se está planteando y en general las leyes que ha mandado el gobierno, los tres intentos que hizo, han sido intentos muy malos. Yo creo que hay que tratar de racionalizar esta discusion, para mi racionalizarlo significa aceptar algo que me parece muy positivo y que creo que todo el mundo acepta es que el procurador tiene que tener un plazo, no puede ser vitalicio. Porque la procuración sobre todo en los sistemas acusatorios cumple una función importante en la fijación de la persecución política penal, y esto no puede ser vitalicio, no es una institución judicial.

Entonces ahí me parece que hay un determinado consenso. Me parece muy bien que se haya formado la comisión bicameral. Pero vos fijate que la comisión bicameral de control del ministerio público está creada hace 20 años. En 20 años nunca al parlamento lo interesó crearlo porque no era una institución importante en términos. Recién ahora la crearon porque empezó la… poniéndolo en términos del senor de los anillos, empezó la batalla por el ministerio público. Y es una pelea en la cual todos tenemos que intervenir porque si el ministerio público queda atrapado como institución en el mismo juego mafioso que se está dando en el resto del ministerio de justicia, entonces vamos a perder todos.

¿Cómo se compara Argentina con otros países en la región?

Bueno Argentina… yo creo que muchos de estos problemas son problemas en generales de América Latina, posiblemente lo que es propio de la Argentina que no lo tienen otros países es este nivel de concentración en muy pocos jueces aca en la capital federal. Esto suele estar mas desparramado. Vos vas a encontrar países que están dando peleas más importantes. Guatemala logró desactivar mafias en el poder ejecutivo y procesar y hasta encarcelar al presidente en ejercicio, no el que estaba después. Es decir, hay movimientos. Costa Rica logro condenar a dos presidentes. Hay movimiento. No hay que tener una visión desalentadora porque todo esto hay avances y retrocesos, en una región que tiene, los problemas estos estructurales los tienen todas. E insisto, por ahi la Argentina tiene este núcleo tan duro de un grupito de jueces con tanto poder de negociación política y tan comprometidos políticamente, es difícil verlo de un modo tan claro en otros países. Pero el resto se comparten los problemas y también las organizaciones están dando esta pelea comparten mas o menos la misma agenda.

¿Algo más que quisiera agregar?

Ojala que este blog sirva para nosotros que trabajamos en distintas organizaciones sociales hay que entusiasmar y convocar a la gente más chica, estudiantes más jóvenes porque realmente es un poco desmedido el esfuerzo que tienen que hacer las organizaciones con sus propios y limitados recursos para una pelea tan grande. Entonces acá realmente en cada una de estas áreas que yo fui mencionando, y despues si vos pensas que esto esta a nivel municipal, a nivel provincial, a nivel nacional, realmente a todos aquellos que esten preocupados por la calidad de nuestro sistema democrático que nuestra democracia no termine siendo un problema de elites y mafias, que bueno que se entusiasmen con este blog, y llamen a ACIJ, a CIPCE, al INECIP, cualquiera de las coaliciones y ONGs que hay trabajando en todo esto.

Subir